@SoyMar.ia – La Nueva Influencer Artifial Mexicana

Que los robots se apoderen del mundo es un miedo que una vez surgió del cine de ciencia ficción el cual hizo pensar a la gente. Ahora ha pasado de ser un pensamiento descabellado a una realidad potencial gracias a desarrollos radicales en ciencia, ingeniería e inteligencia artificial. Permitiendo así el nacimiento de influencers artificiales como @SoyMar.ia

Si bien es probable que a los humanos todavía les falten muchos años para caminar entre robots en la calle, encontrarse con ellos en el gimnasio o cenar junto a ellos en un restaurante, las redes sociales son un lugar donde la interacción H2R (Human 2 Robot) está evolucionando rápidamente.

Millones de personas en todo el mundo están recurriendo a Instagram para seguir e interactuar con una nueva ola de personalidades en línea: influencers virtuales.

¿Qué son los influencers virtuales como @SoyMar.ia y otros muchos más?

Por definición, los influencers virtuales o influencers CGI, como también se les puede llamar, son “personas” ficticias generadas por computadora que tienen las características y personalidades realistas de los humanos.

Se están convirtiendo en una fuerza real a tener en cuenta en la industria del marketing de influencers, con más de ellos emergiendo en Instagram cada semana y más marcas haciendo cola para involucrarse con este medio futurista de marketing.

¿Cómo trabajan estos influencers CGI ?

Por supuesto, los influencers virtuales en realidad no “existen” según el significado tradicional de la palabra, entonces, ¿Cómo funcionan?

Detrás de cada uno de ellos hay creadores inteligentes, marcas e individuos con un buen ojo para la tecnología, que permanecen sin rostro.

Ellos son los responsables de hacer crecer sus plataformas de Instagram y moldear estas figuras virtuales en los influencers reconocidos internacionalmente en los que se están convirtiendo rápidamente.

Los creadores eligen la forma en que se ven, visten y actúan. Ninguna fotografía de @SoyMar.ia es auténtica en emociones o paleta de colores. Todo está calculado para despertar ese sentimiento mexicano en su audiencia.

Al final, el influencer digital hace lo mismo que el humano: mostrar un producto para promocionar, pero todo el proceso, desde A hasta B, está completamente bajo control de los Marketers.

El hecho de que no haya una persona involucrada luchando por su derechos de contrato o que simplemente, de un día para otro se enferme y no pueda cumplir con lo acordado; implica un ahorro millonario para las marcas, además de minimización de riesgos.

El problema es ¿es realmente ético apelar a las emociones humanas a través de alguien que realmente no existe?

Estos influencers como @SoyMar.ia se muestran vulnerables, con problemas “reales” a nivel emocional, físico y psicológico; todo con el fin de “moverle el piso” a su audiencia y crear esa conexión que nos vuelve en brand lovers.

Es difícil decirlo, pero hasta los momentos, muchas personas están de acuerdo que se trata de una manipulación severa y hasta ilegal ¿Tú que opinas?